Skip to content

“Dr. Fausto” de Christopher Marlowe

dr. fausto de christopher marlowe.

Cuando hablamos de clásicos literarios del terror, los más aficionados tenemos nuestras opiniones. Sin embargo, la importancia de la obra del Dr. Fausto, escrita por Christopher Marlowe, es un punto en el que todos coincidimos. A pesar de haber sido escrito, originalmente, para una obra de teatro, su argumento ha sido material de cientos de adaptaciones para distintos medios. Si es la primera vez que escuchas sobre esta obra clásica, en esta ocasión exploraremos por qué es tan aclamada.

Origen de la historia del Dr. Fausto

Aunque la creación de esta se le atribuya a Christopher Marlowe, la verdad es que la historia del Dr. Fausto fue una leyenda popular que nos remonta a la Edad Media. No obstante, la versión de Marlowe fue la primera conocida, encontrada en una colección de cuentos alemanes del siglo XVI. Debido a la popularidad del argumento, la leyenda se extendió por el resto de Europa, convirtiendo al Dr. Fausto en un tema recurrente en conversaciones sobre arte, literatura y filosofía.

dr. fausto de christopher marlowe

¿De qué trata el Dr. Fausto?

La novela cuenta la vida de un hombre insatisfecho con los límites de su conocimiento. Esta situación despertó en el Dr. Fausto un hambre insaciable de más sabiduría, por lo que decide hacer un pacto con el mismísimo diablo, representado por la figura de Mefistófeles. A cambia de su alma, no solo recibiría todo el conocimiento que quisiera, sino también cualquier cosa que deseara, por un tiempo establecido.

La obra del Dr. Fausto de Christopher Marlowe sigue la aventura del protagonista durante los 24 años de plazo que le dio el demonio. En su travesía conoce a muchas personas, entre las que destaca Helena de Troya y un Papa corrupto. A medida que avanza la historia, el protagonista se vuelve más arrogante y despiadado, pero reconoce su temor a la muerte.

Al final de la historia, Mefistófeles (el diablo) vuelve por el alma del hombre. A pesar de los intentos por salvar su vida, el Dr. Fausto muere, inevitablemente, a causa de su arrogancia y ambición.

Temas y simbolismos de Dr. Fausto

Como es evidente desde el inicio de la obra, el Dr. Fausto representa la ambición por el poder y el conocimiento. Aunque es una crítica, en realidad no sataniza el objetivo, sino el deseo desenfrenado que ciega nuestro juicio, expone nuestra alma a la corrupción y descuida el valor de la vida.

LEER
Según un estudio las películas de terror ayudan a perder de peso

La obra de Christopher Marlowe también era una crítica a la sociedad europea de la época, una que llega hasta nuestros días. A pesar de no ser capaces de hacer valer nuestras ambiciones más profundas, la obra siempre en la mente del lector este planteamiento filosófico. Es entonces donde la figura del diablo se vuelve tan relevante para el Dr. Fausto. Este elemento representa la tentación y la posibilidad. ¿Estaríamos dispuestos a condenar nuestras almas por lo que buscamos?

Por otro lado, hay ciertos personajes que son un simbolismo por sí mismos y, por los cuales, Marlowe aprovecha para manifestar su opinión sobre la sociedad en la que vivía. Helena de Troya simboliza la belleza y la tentación sexual, mientras que el Papa simboliza la corrupción religiosa.

Al mismo tiempo, Marlowe aplaude el desafío del Dr. Fausto hacia los convencionalismos, como el camino para obtener conocimiento y poder. También existe la posibilidad de que repela ambas fuerzas, sabiendo que el único camino para obtenerlas implica el desperdicio de nuestras almas.

Más allá de los simbolismos y las reflexiones que ofrezca la obra del Dr. Fausto, el hecho es que lleva siglos siendo uno de los argumentos más interesantes de la literatura y la cultura popular. Los pactos con el diablo han sido uno de los elementos más implementados en las historias, alrededor del mundo y por muchos siglos, gracias a Christopher Marlowe.

El argumento ofrecido por el Dr. Fausto ha servido de inspiración a varias adaptaciones, en el teatro y la ópera. La adaptación más conocida fue la ópera Fausto de Charles Gounod, estrenada en 1859. Sin temor, representó la obra y sus mensajes, de manera fiel. Actualmente, todavía podemos ver que temas como la ambición, la arrogancia y la redención (temas característicos de esta obra clásica), siguen llamando el interés de las personas.

Array