Skip to content

El autobús fantasma de Ixtapan de la Sal

El autobús fantasma de Ixtapan de la Sal

En Ixtapan de la Sal, pueblo del sur de Toluca – México, se habla del autobús 40, también conocido como  “El autobús fantasma”. Un antiguo autobús de la década de los 80 que, sin previo aviso, tuvo un terrible accidente en una de las carreteras más peligrosas del pueblo. 

La historia del autobús 40

La leyenda cuenta la historia del autobús número 40, la línea de transporte que una noche cualquiera partió a Ixtapan de la Sal hacia Toluca. El autobús estaba lleno de pasajeros tranquilos, y todo parecía marchar con normalidad. 

Sin embargo, a mitad de la carretera empezó a llover y la neblina imposibilitó la vista por el paso de las curvas de Calderón. Una vez el autobús comenzó a descender por la punta más alta de la carretera, aceleró. 

Nerviosos, los pasajeros empezaron a pedir al chofer que bajase la velocidad. Sin embargo, el chofer notó que los frenos estaban fallando. Si bien hizo lo posible por tomar el control del autobús, al final no lo logró. El chofer simplemente perdió el control del volante y el autobús terminó cayendo directo al vacío.  

Muchas personas murieron al instante, y otras terminaron calcinadas cuando el autobús explotó. Horas más tarde, los restos del autobús fueron encontrados debajo del acantilado y con él, los cuerpos destrozados y calcinados de los pasajeros. 

autobús fantasma

El mito del autobús fantasma

Fue así como el autobús número 40 se convirtió en “El autobús fantasma”, el vehículo espectral del pueblo de Ixtapan de la Sal. Si te encuentras en la carretera de Ixtapan y te diriges hacia Toluca, probablemente encuentres el autobús 40. 

Tú eliges si lo abordas o no. De hacerlo, notarás como las personas del vehículo van muy arregladas y calladas. Los asientos del bus, además, se descubrirán vacíos una vez te acerques a ellos, aunque de lejos parezca haber personas en ellos. 

Dicen que antes de llegar a la estación el chofer se para y pide a los pasajeros que se bajen sin hablar y que no den la vuelta hasta que la puerta del vehículo se cierre por completo.  

¿Qué sucede si das la vuelta? Verás como todas las personas dentro del autobús se queman, mientras gritan y claman por ayuda. Tú, por otra parte, quedarás maldito y morirás (cuando menos lo esperes) en un trágico accidente de auto

autobús fantasma

De ser esto cierto ¿te atreverías a subir en el autobús fantasma?