Skip to content

4 leyendas de dragones asombrosas 

Dragones Historias

En la cultura de la República Popular de China, los dragones son seres milenarios y mitológicos, cuyos poderes están directamente relacionados con las actividades agrícolas y la meteorología. 

Pero más allá de esto, hablar del dragón es hablar de las antiguas leyendas, fábulas, cuentos, mitos y antiguos proverbios chinos que parten (en mayor medida) del libro Zhōu Yì (周易). Texto que afirma que los nubarrones y los relámpagos eran provocados por los primeros dragones, los grandes creadores de la lluvia. 

La leyenda de la diosa Nüwa y el dios Fuxi

Dragones

La leyenda de la diosa Nüwa y el dios Fuxi resume el origen mitológico del dragón como simbolismo. Se dice que tanto Nüwa como Fuxi eran seres mágicos con aspecto similar al de una serpiente con patas cortas y cabeza de colores vivos. Seres que podían volar por el aire gracias a sus poderes antinaturales. 

El mito hace referencia a la unificación de China, ya que ambos dioses estaban presentes en casi todas las tribus ancestrales. El tótem de la serpiente de cara humana era muy conocido a pesar de las diferencias entre las sociedades. De manera que el conocimiento que se tenía sobre los símbolos, poco a poco fueron unificando a las grandes y pequeñas tribus que luchaban entre sí. 

Para adaptarse a las antiguas y nuevas creencias, la imagen de Nüwa y Fuxi se unificaron hasta alcanzar la forma de un dragón primitivo. Tras la unificación de los reinos, la nueva imagen de los dioses se da a conocer como el Rey Dragón, “responsable de las lluvias y protector de las cosechas”. 

Aunque bien esta parte de la historia se relaciona con “La leyenda de los 4 dragones”. Otra leyenda maravillosa sobre los supuestos dragones chinos reales que se convirtieron en agua dulce.  

La leyenda de los 4 dragones chinos

Dragones Chinos

Este relato fue escrito por Liu Hanwei y cuenta la historia de los 4 dragones chinos reales que crearon los ríos más importantes de China, como acto de bondad hacia la sociedad. 

Cuenta la leyenda que el pueblo, al no tener lluvias durante un largo tiempo, rezaron para que los grandes dragones concedieran agua para sus cultivos. Fue así como el dragón perlado, el dragón negro, el dragón amarillo y el gran dragón aparecieron de la nada para solicitar el permiso a un ser superior: El emperador de Jade. 

Pero como el emperador no respondió a las súplicas, los grandes dragones desobedecieron e hicieron caer parte del mar sobre la población, haciendo que los cultivos crecieran. 

Pese a la felicidad del pueblo, los dragones fueron castigados por la gran entidad. Condenándolos a vivir bajo las montañas por toda la eternidad, los 4 drogones terminaron convirtiéndose en los ríos más importantes de China: el Heilongjian (dragón negro), el Huanghe (Río amarillo), el Changjiang (El gran río/gran dragón) y el Zhujiang (dragón perlado). 

Fue así como, a pesar del castigo, los antiguos maestros dragones continuaron ayudando al pueblo Chino a sobrellevar la hambruna y la escasez en tiempos de sequía. 

La perla del dragón 

Dragon

La leyenda de la perla del dragón hace referencia a la avaricia del ser humano. En esta historia, el dragón es engañado por el hombre, pues la intención era arrebatarle la gema al antiguo dragón protector.

Un buen día, un poderoso dragón se hallaba feliz en lo alto de una montaña. Vigilaba un tesoro: una perla de tamaño descomunal que brillaba como ninguna otra piedra preciosa. 

Muchos intentaron arrebatársela por largo tiempo, pero el dragón, astuto y poderoso, terminaba burlándose de los hombres. Sin embargo, el emperador no se daba por vencido y un día, mandó a su hijo a buscar la gran perla del dragón. 

Este acepta la misión y emprende el viaje hacia la montaña en compañía de unos cuantos soldados. Tras un largo camino y esfuerzo desmedido, el hijo del emperador ideó un plan para llegar a la gema de la manera más rápida posible

Así, a mitad de la noche mientras el dragón dormía, el joven consiguió arrebatarle la joya sin hacer ningún ruido. A la mañana siguiente, cuando el dragón despierta y no encuentra su perla, entra en furia y emprende el vuelo. 

Fue así como, desde las alturas, el dragón vio a los hombres escapar en un barco y reconoció el poder de la perla en el navío. Enfurecido, escupe fuego contra los ladrones, pero ellos responden con un cañonazo. 

Inocente, creyendo que la bola de fuego era la gema, el dragón intenta tomarla con la boca sin éxito alguno. Muere en el intento y se hunde en el mar, mientras los ladrones huyen victoriosos. 

El adorador del dragón

Dragones

Otra leyenda muy sonada en la tradicional China, es la historia del adorador del dragón. El relato de un poderoso aristócrata que terminaría obsesionado con la figura del Gran Rey Dragón

De esta manera, hace todo lo que está a su alcance para poseer cualquier figura o imagen del Rey Dragón. Y es así como su palacio termina convirtiéndose en una oda a la magnificencia del antiguo ser, mientras que su vestimenta se convierte en el reflejo del poder del dragón. 

Con el tiempo, el gran ser es consciente de la adoración del aristócrata y feliz, decide visitarlo para sorprenderle. Pero, tal fue la sorpresa del hombres al ver al dragón que cayó al suelo de un desmayo. 

El dragón desilusionado expresa que esperaba algo mejor en vez de un simple mortal que cayese rendido ante él, y desanimado, desaparece de un soplido para jamás volver a ser visto. 

LEER
La chica del Kaos