Skip to content

Hanako-san Leyenda de terror: “La niña del baño”

Hanako-san Leyenda de terror: "La niña del baño"

Hanako-san es una conocida leyenda de terror japonesa que relata la historia de “la niña del baño”. El espectro que habita en el tercer cubículo del baño de mujeres. 

Mucho se dice de la pequeña niña, pero poco o nada se sabe de ella. Se comenta, por ejemplo, que es un fantasma juguetón de dos posibilidades: O te concede un deseo o te ofrece la muerte. Sea como sea, siempre hay un precio que pagar cuando se trata de Hanako-san. 

Hanako-san: La niña del baño 

Hanako-san Leyenda de terror: "La niña del baño"

En los terceros o cuartos cubículos de los baños escolares para mujeres aparece Hanako. Una niña fantasmagórica de cabello corto, negro y lacio que además usa una falta roja y una camisa, según dicen, de color blanco. 

Su mirada es penetrante e indescriptible. De esas que pueden helarte la sangre de un segundo y dejarte paralizado. En Japón, a este entidad se le conoce como “Toire no Hanako-San” que significa literalmente “Hanako del baño”. 

Quienes la han visto, aseguran que el hedor, la humedad y la penumbra son signos propios de la entidad. Por consiguiente, el riesgo de encontrarse con Hanako-san es mayor si los baños se encuentran en completa desidia. 

El fantasma simplemente se divierte fastidiando a aquellos que acostumbran estar solos. Por ello, si estás solo, lo recomendable es no abrir la tercera o cuarta puerta del baño, ya que el riesgo de encontrarse con el espíritu es potencialmente alto cuando careces de compañía. 

Pero, esto no es todo, y es que a veces la entidad puede estar al acecho sin tener la necesidad de manifestarse. Pero, ¿existen formas de comprobar si realmente se trata de Hanako-san? La respuesta es

Toca la puerta tres veces, llámala por su nombre o has la pregunta clave: “¿Hanako, estás allí?” No siempre se manifestará al instante, pero hay quienes aseguran que tras unos minutos de espera, detrás de la puerta se escucha el susurro de una voz tímida y misteriosa diciendo: “Si, estoy aquí”. 

Formas de llamar a Hanako-san 

Hanako-san Leyenda de terror: "La niña del baño"

Según las leyendas urbanas, existen otras formas de llamar a Hanako-san. Basta con entrar al cubículo del baño y decir: “Ichibanme hanako-san, nibanme hanako-san, sanbanme Hanako-san (primera Hanako, segunda Hanako, tercera Hanako)”. De momento a otro, la entidad puede aparecer de muchas maneras: 

  • A través de la imagen de una niña pequeña de voz tranquila y de carácter pasivo agresivo. 
  • Con voz aterradora y de aspecto espeluznante, similar al de un demonio. 

En la mayoría de las escuelas de Yokohama, por otro lado, creen que si vas al cuarto cubículo del baño de los niños y bajas el inodoro unas tres veces, una mano ensangrentada ascenderá desde la tubería del excusado para atraparte. 

Sea como sea, Hanako-san estará allí para perturbarte y alimentarse de tu energía vital. 

El juego de Hanako-san 

Goedman Serie De Netflix

Si el fantasma aparece en forma de niña, es probable que te invite a un juego de posibilidades, cuyo objetivo consiste en conceder un deseo a cambio de algo

Ese algo puede ser cualquier cosa que inspire al espíritu a tratarte bien. De no agradarle el obsequio, la entidad simplemente te atacará hasta quitarte la vida. 

La leyenda de terror también dice que Hanako-san siente empatía por los buenos estudiantes. De manera que, si le muestras un examen con buenas calificaciones, automáticamente te dejará en paz y no volverá a molestarte. 

El origen de la leyenda de terror 

Leyenda De La Niña Del Baño

Como habrás notado, mucho se dice de “la niña del baño”. Por ello, en cuanto a su origen, es difícil saber qué es verdad o qué es mentira. Sin embargo, principalmente se piensa que durante la Segunda Guerra Mundial, Hanako se encontraba en la escuela y, durante el recreo, comenzó un bombardeo sin precedentes. 

Asustada, la niña terminaría escondiéndose en el baño de la escuela, donde moriría en medio del ataque enemigo. Mientras tanto, otras historias hacen referencia a su padre, quien (supuestamente) en un ataque de ira terminaría arrebatándole la vida en un baño. 

En paralelo, otros aseguran que como Hanako fue víctima de abuso, un día tomó la decisión de lanzarse por la ventana del baño de su escuela. Siendo esta una versión más coherente que la anterior. 

Otros cuentan que Hanako se encontraba en un área boscosa de su escuela cuando de repente descubrió a un desconocido mirándola fijamente. 

Asustada, corrió despavorida al baño. Pero el hombre la siguió, la encontró en el tercer cubículo y la atacó con un hacha. Desde entonces, el alma de Hanako deambula por los baños de las escuelas, atemorizando a los más inocentes y sin poder encontrar la paz.