Skip to content

“La piedra del Diablo” El lugar en México donde si entras nunca podrás salir

piedra del diablo

Mexico es uno de los países con mas entidades mágicas en todo el mundo, lugares con paisajes increíbles que aunque suelen ser inocentes a simple vista, la realidad es que algunas guardan escalofriantes historias; zonas embrujadas, encuentros con seres mitológicos, entidades que no pertenecen a este mundo y hasta aterradoras leyendas que han sido transmitidas por sus antiguos pobladores entre generaciones…

Una de las leyendas más conocidas del país, da lugar en el parque Fuentes Brotantes, ubicado en Tlalpan, Ciudad de México; a simple vista se puede apreciar una simple roca, pero debes saber que esta no es normal, pues se dice que es el lugar preferido del Rey de las Tinieblas… Se le conoce como “La piedra del Diablo” o “La piedra encantada”.

la piedra del diablo tlapan ciudad de méxico leyenda

La roca localizada a un lado del río de la zona boscosa del parque, da pie a un sin fin de relatos pues los lugareños aseguran que durante las noches se pueden escuchar misteriosos gritos y lamentos provenir del interior, por otro lado, también hay quienes dicen ver seres espectrales vagar alrededor de la piedra.

Los locales advierten a los visitantes curiosos, cuidar de sus hijos, pues por ningún motivo deben acercarse a la piedra en caso de ver golosinas, dulces, juguetes o comida, ya que esto se trata de una trampa del Diablo para que los niños se acerquen y llevárselos con él para siempre…

la piedra del diablo tlapan ciudad de méxico leyenda

Por otro lado, no solo los infantes son acechados por el mal, ya que en muchas ocasiones se han reportado casos de hombres que desaparecieron mientras caminaban cerca de la roca. Se dice que una mujer joven y delgada aparece junto a la piedra, ella los hipnotiza con su voz suave y seductora, cuando los hombres se acercan, ella los agarra con sus garras y los arrastra hacia el interior.

Se dice que solo una persona ha logrado salir de la roca con vida, según los rumores después de su regreso no volvió a ser el mismo, ya que estaba completamente enloquecido. El sujeto tuvo que ser internado en una clínica psiquiátrica por lo que dejó a muchas personas con la duda de qué es lo que había visto en la piedra…

También existen rumores que en el interior vive la Llorona, según se cuenta que todas las noches sale una mujer vestida de blanco en busca de sus hijos, si no los encuentra se lleva a otros en su lugar y los desaparece llevándolos hacia dentro.

la piedra del diablo tlapan ciudad de méxico leyenda llorona

La leyenda cuenta que hace varios siglos, una mujer vivía cerca de esta zona junto a su esposo e hijos. Se dice que la roca enloqueció a aquella mujer, quien sumergió para siempre a sus hijos y a un burro que su esposo le había regalado, en el río. Cuando el hombre se enteró del acto tan terrible de su mujer la abandonó y tiempo después se volvió a casar con la hija del dueño de una hacienda.

Esto enfureció a su ex esposa por lo que hizo un pacto con el Diablo una noche, tiempo después ella pierde la vida, sin embargo, el trato le permitió regresar para atormentar a todas aquellas personas que se acercaran a la piedra y llevárselos al Diablo para saldar su trato. Desde aquel día, la roca quedó abierta como una entrada al mismo infierno.

la piedra del diablo tlapan ciudad de méxico leyenda entrada infierno

Las personas que han logrado ver aquella mujer, dicen que viste con un vestido largo de color blanco, y que su rostro es parecido a la cara de un burro…

No se sabe si las historias que rondan la piedra sean verdad, pero lo que sí, es que aquella zona guarda una vibra tensa y oscura. Lo extraño es que muchos animales han aparecido sin vida encima de la roca, ademas, muchas sectas satánicas utilizan el sitio para realizar rituales o trabajos de magia negra.

la piedra del diablo tlapan ciudad de méxico leyenda historia de miedo

Quizás visitar la misteriosa Roca de Las Fuentes Brotantes sea interesante, pero es mejor hacerlo si se lleva un rosario, agua bendita y una Biblia en las manos, digo, por sí las dudas…