Skip to content

5 libros mágicos prohibidos

Durante la historia diferentes culturas y naciones han prohibido por ley la lectura de algunos libros para su población, a veces por sus contenidos políticos y otros por ideologías o creencias que no querían que se popularizaran en esos lugares, pero aparte de estos libros, han existido otros que no han sido prohibidos por ley, sino por precaución de la propia vida, por sus propiedades mágicas peligrosas.

Libros mágicos prohibidos

El libro de Thot

Hecho de 78 láminas de oro, escrito con signos y jeroglíficos en códice, se dice que fue un libro escrito por el Dios Thot, encargado de medir el tiempo y regir los cielos. Y supuestamente (pues no se sabe de dónde pueda estar el libro) contenía la sabiduría del Universo. Lo que daba al portador, si es que era elegido para tenerlo, un gran compendio de poder, entre lo que se destacaba saber el futuro, saber cómo revivir a los difuntos, comunicarse con los animales entre otras cosas.

Si el libro fue escrito y las historias son ciertas, tendría aproximadamente entre 10,000 y 20,000 años de antigüedad y fue por esto que los sacerdotes egipcios que quedaron a cargo de el, lo guardaron muy bien, para evitar que cualquier persona pudiera tener acceso a este gran y peligroso poder.

Manuscrito Voynich

Un manuscrito redescubierto en el año de 1912, que se considera prohibido y místico, no tanto por su contenido, sino por no estar al alcance nuestro dicho contenido.

Está escrito en un idioma o dialecto que no existe y que nadie ha podido descifrar, aparte de mostrar entre sus páginas muchas ilustraciones, entre las que se encuentran plantas que no existen ni han existido, símbolos astrológicos, criaturas con forma de medusas y mujeres, aparte de ilustraciones arquitectónicas, de estilos que no existieron hasta siglos después de su escritura, pues aunque no se sabe quién fue el autor, mediante estudios se descubrió su antigüedad, verificando que es de la época medieval.

El libro de Dzyan

La leyenda de este libro es muy mística, pues según la historia solo aquellos con afinidad psíquica pueden descubrirlo, pues no tiene palabras ni letras, sino símbolos, y fue dado a la gente de la Atlántida por gente de otro mundo y se presume por ese motivo como el libro más antiguo del mundo.

Sea cierto o no, su copia existente en la actualidad más antigua, data del año 595, en China, y recopila conocimiento supuestamente budista.

La Biblia del Diablo

Un manuscrito conocido como El Codex Gigas, escrito en el siglo XIII, en tierras checas. Se volvió conocido por su excesivo tamaño y contener muchos conocimientos que en épocas antiguas podría considerarse herejía.

Entre lo más básico del libro se encontraban el Antiguo y el Nuevo testamento; dos obras de Flavio Josefo; Etimologías de Isidoro de Sevilla; el libro de la enseñanza de la medicina Ars Medicinae, que podría haber sido confundido con brujería. Así como un alarmante y enorme ilustración del Diablo con gran detalle, que es un indicio de su leyenda, pues se dice que fue escrito por un monje que luego de haber cometido un pecado quiso ser redimido al escribir el libro más grande del mundo en una noche, pero luego de algunas horas y darse cuenta de que no podría llevarlo a cabo, hizo un pacto con el Diablo a cambio de su alma y la ilustración.

El Necronomicón

Aunque algunas copias han salido a la venta de este supuesto libro, todas han resultado en ser un engaño, y al ser mencionado por primera vez en el Universo creado por H. P. Lovecraft, se cree que no es más que una invención, sin embargo, cabe mencionar que hay cultos alrededor del mundo que lo adoran como si de una biblia se tratara.

En caso de ser verdadero, resultaría en una gran desgracia que alguien lo tuviera en su poder, pues trata acerca de misterios cósmicos más allá de nuestra comprensión, y sirve para convocar fuerzas más fuertes de lo que podemos pensar y lo que acabaría llevando a la locura total a quienes lo leyeran. Entre las cosas que supuestamente podría dar, es el poder de revivir a los difuntos, viajar a otros tiempos y otras dimensiones y fórmulas para llamar a las entidades ya mencionadas.