Skip to content

El galipote dominicano: del mito al terror

leyenda-el-galipote-historia-relato-real-terror

El mito del galipote nace en el corazón de la República Dominicana. Cuenta la leyenda que los viajeros debían usar amuletos al transitar los bosques de ciertas zonas. Pues, estos los protegían de los galipotes. 

La tradición habla sobre hombres que podían convertirse en animales, materializados en figuras de galipote. No obstante, también se narran historias de hombres que podían convertirse en seres inanimados, también conocidos como galipotes. 

Entonces, ¿qué es un galipote? Sigue leyendo para saber más. 

¿Qué es un galipote? 

Según la creencia, los galipotes son seres misteriosos que, por lo general, se cree son hombres que han dominado el arte de la teriantropía, es decir, la técnica de convertirse en animal a voluntad de la persona. 

Pero, también se asocian los galipotes con aquellos hombres que pueden convertirse en objetos inanimados. Tal es el caso de troncos de árboles y piedras.   

Según las historias de los pobladores dominicanos, estas criaturas son crueles y violentas, de una fuerza descomunal e inmunes a las armas. Otras narraciones describen que los galipotes suelen hacer maldades a las personas. 

Impiden el paso de los caminantes nocturnos, los confunden hasta extraviarlos y los espantan en las zonas más oscuras de las comunidades. De allí la costumbre de usar amuletos, y recurrir a rezos y conjuros para ahuyentarlos.  

Origen del galipote

También llamado Zángano o Lugarú, el galipote es un personaje dominicano originario de San Juan, cuyos orígenes se remontan a los siglos XVII y XVIII.

Son grandes perros misteriosos que moran en la oscuridad. No todos tienen las mismas habilidades. Ya que mientras muchos de ellos pueden dar zancadas tan largas como la distancia entre un río y otro, otros simplemente corren sigilosamente a gran velocidad. 

Descripción del galipote

Existe la creencia que el galipote puede convertirse en una especie de perro llamado “lugaru”, término que proviene del francés “loup –garou” y que designa al legendario licántropo u hombre lobo. De allí que todas las descripciones coinciden con el gran perro ancestral de grandes colmillos y mirada penetrante. 

Descripción del galipote
gran perro ancestral de grandes colmillos y mirada penetrante

También cuentan que este enorme perro de origen desconocido puede succionar la sangre de los niños durante las noches. Y de la misma manera, se vincula con agresiones de índole sexual relacionadas con infantes.

Cuentan que puede hacerse invisible y que son vulnerables a la rama del árbol “palo de cruz”; que debe ser cortada un Viernes Santo para evitar ataques inesperados por parte del animal endemoniado. Ya que en estas fechas las agresiones suelen ser recurrentes. 

Sin duda, su origen se relaciona directamente con el diablo. Un pacto satánico que estos hombres sesgados por la magia negra sellaron a cambio de sus almas. 

¿Y tú crees en el galipote? Coméntanos. Estamos ansiosos de leer tus comentarios.